Yoga oncológico

Mi práctica es Yoga Natural, práctica con base budista tibetana, una práctica interna que va más allá de la esterilla y que se extendió en mi vida.
Fiel a las raíces de mis maestros (Alejandro Torrealba del Centro Milarepa es mi maestro raíz) me entrené en ello y en el camino también en yogas tibetanos aplicados en medicina integrativa en el MD Anderson, de la mano de Alejandro Choul. Éstos los apliqué a mi propia experiencia hace años, cuando mis procesos de salud se tornaron oncológicos. Y me ayudaron mucho. 

Luego lo hicieron cuando acompañé a otras personas en sus últimos meses, alumn@s de mi grupo de Mayores, “mis mayores”. 

Más tarde, la vida…  me llevó a estar al lado de mi madre en su proceso pre paliativo y paliativo y una vez más, el Dharma, mis maestros y la práctica estuvieron presentes en mi. Y algo pude compartir con ella, como un regalo muy especial. 

Más adelante la práctica adaptada en diversidad funcional que fui haciendo, se fue apoyando con formaciones de la mano de Arunai (Escuela española de Yoga adaptado), de la mano de Laura Piquer, donde los planos de trabajo se me ampliaron, amplificando a la vez la creatividad en la práctica y la visión de la misma. Más adelante con MYEL, Yoga especial ( de la mano de Arantxa Bermejo y Vinca Mérida) para personas con necesidades especiales, me sumaron mas conocimientos, el detalle de las bases del aprendizaje,  entender el vínculo  con las personas, comprender sus sistemas y profesionalizar la entrevista previa, entre muchísimas cosas más,  abrieron otro mundo más claro que me permitió llegar más a la diversidad funcional en toda la amplitud de su significado.
En esta última etapa, he podido aprender del  Yoga Oncológico, de la mano de la fundación Radika y Adriana Jarrin, donde mi mapa ha cobrado más claridad, más amplitud, más profesionalidad aún y creo que más alma, porque igual que con las demás formaciones,  he tenido la suerte de disfrutar de empaparme del alma que se transmitía. 

Con todo,  deseo seguir con la “taza vacía” y seguir aprendiendo, para poder hacer lo mejor posible mi trabajo/vocación. Poder acompañar y compartir una práctica saludable para todos. 

Es una alegría inmensa saber que a las personas les ayuda, en momento tan intensos y dolorosos, como es cuando transitas  esta enfermedad, el suelo cae bajo tus pies y volver a tí mism@ es un camino difícil. Para mí lo fue. 

Así que cuando siento el abrazo con tanto corazón y el agradecimiento sincero de mis alumnos, me alegra mucho el primer paso que me llevó  a estar aquí hoy. 

Deseando poder seguir acompañando, estando al servicio y compartiendo desde el corazón, aquí estoy. 

Ling
Ling Natural Yoga
Escuela de Yoga y Bienestar
Yoga para la diversidad funcional 

Deja un comentario